Buscar
  • Viva la Pesca

Acuicultura en México, ¿cuál es su papel en la pesca sustentable?

La acuicultura, una técnica para dirigir y fomentar la reproducción de peces, moluscos y algas en agua tanto dulce como salada, el cual se utiliza como alternativa sustentable en sitios con déficit de alimentos. En México, la acuicultura ha estado presente desde la primera mitad del siglo XIX y empezó a extenderse a partir de la década de los 50. Ya desde entonces, se definió como “el aprovechamiento de las aguas y riberas para la cría y reproducción de animales”. Desde entonces, y principalmente en los ochenta, se desarrolló la producción para fines exclusivos de comercio, lo cual le permitió a México posicionarse en América Latina en temas de acuicultura.



Granja acuícola de tilapia en Tecomate de Siqueros, Sinaloa. Aquapez


Actualmente, la acuicultura en el país se divide principalmente en dos ramas: a. la producción de peces para consumo humano, y b. la producción de peces de ornato o de adorno. Mientras que la primera se trata de una base casi patrimonial y ecológico de México, y que no sólo provee empleos a la comunidad para el sustento familiar, también enriquece la gastronomía local y representa una fuente de proteínas, ácidos grasos, minerales y nutrientes esenciales en la dieta de las personas; la segunda se enfoca en la comercialización de los peces en calidad de mascotas para hogares, restaurantes, etcétera –de hecho, según la SAGARPA, hasta se venden 43 millones de peces de este origen–. No obstante, empiezan a surgir nuevos usos para las especies de origen acuicultor; tales como el uso medicinal, agrícola y acuaponía –la mezcla entre acuicultura e hidroponía–.


Así es como a lo largo y ancho de 23 de los 32 estados de México se desarrolla la actividad acuícola, específicamente estados como Morelos, Nayarit, Jalisco, Veracruz y Yucatán. De hecho, Morelos es el productor anual de 30 millones de peces de 62 especies, de los cuales un alrededor del 70 por ciento de la producción total se destina a la exportación comercial a EE.UU., Dinamarca, Japón, entre otros.


Desgraciadamente, aún queda labor que hacer para lograr que la acuicultura sea una actividad normalizada a favor de la sustentabilidad; principalmente debido a la carencia de antecedentes, experiencia y tradición en el país, al sistema de cultivo comercial al respecto de especies de más demandadas en México –como el camarón o el pescado blanco del Nilo–, escasez de pisicultores capacitados y experimentados, ausencia de planeación nacional que promueva tanto el desarrollo económico como social a través de la acuiculura, entre otros factores.


Afortunadamente, la acuicultura se ha posicionado de manera activa, permitiendo el desarrollo no sólo de sistemas adecuados, también de generar un cultivo que fomente un bienestar social, económico y ecológico –además de una organización bien estructurada a escala comercial muy completa–.


Fuentes:

http://www.fao.org/docrep/field/003/ac596s/AC596S03.htm

https://www.gob.mx/inaes/articulos/acuicultura-historia-y-actualidad-en-mexico

0 vistas

©2018 Viva La Pesca 
Derechos reservados. Web design vejart

Síguenos: