Buscar
  • Viva la Pesca

¿Cómo la Gran Mancha de Basura del Pacífico afecta a la pesca?


En el océano Pacífico, a la altura de California y Hawai, alrededor de 87 000 toneladas de basura –como fragmentos de desechos, aparatos electrónicos, juguetes para niños, botellas de plástico, redes para pescar abandonadas, etcétera– están navegando permanentemente entre sus olas. Se le conoce como la Gran Mancha de Basura del Pacífico, y sus consecuencias están siendo mucho más terroríficas de las que se pensaban.


De acuerdo con el estudio publicado en la revista Scientific Reports, la gran mancha contiene alrededor de 1,8 miles de millones de pedazos de basura que continúa creciendo exponencialmente. Y si bien al principio se pensó que “se parecía más a una sopa de partículas casi minúsculas de plástico, ahora se sabe que la mayor parte de la basura está formada por piezas más grandes”; principalmente plástico como redes de pesca de plástico abandonadas –y que en realidad son “redes fantasma” procedentes de la pesca ilegal o no determinada–.


Este fenómeno está causando la preocupación de los investigadores; ya que no sólo están encontrando los objetos –productos de plástico– con “marcas pequeñas de mordidas de peces y tortugas marinas”, también que la desintegración en partículas minúsculas de la misma basura termina siendo integradas en la dieta de los peces y, a la vez, en la del ser humano. De hecho, se empieza a demostrar que los microplásticos representan el 8 por ciento de la masa de la mancha, siendo capaces de mezclarse con el plancton –el sustento de muchas especies de peces y ballenas–; es decir, 750 000 fragmentos de microplástico por kilómetro cuadrado se encuentran mimetizándose con el ecosistema marino e integrándose sigilosamente a la dieta de las personas.


Además, según los expertos, el plástico y los microplásticos se están acumulando en las corrientes rotativas más poderosas, también llamadas giros oceánicos o “gyres”, que tienen la capacidad de llegar al hielo ártico, islas remotas y destinos turísticos como el mar Mediterráneo, las cosas de Bermuda o el mar de Tasmania. Ballenas, peces, tortugas y pájaros muertos con sus estómagos llenos de plásticos y basuras. En sus palabras, “Estas aves se estaban muriendo de hambre con sus estómagos totalmente llenos”. Y son estos estas especies las que terminan vendiéndose en mercados de California o Indonesia, los cuales tienen un efecto significativamente negativo en la salud de las personas de quienes los consumen.


En palabras del oceanógrafo Charles J. Moore, “El plástico está en el aire que respiramos, se ha convertido en parte de la tierra y del reino animal. Nos estamos convirtiendo en personas de plástico”. Sin dejar a un lado el impacto económico que el plástico está provocando en el medio ambiente marino cada año, afectando a las industrias pesqueras, de transporte y de turismo.


Por esta razón es indispensable hacer cambios hacia la sustentabilidad, reduciendo el consumo de productos de plástico –como bolsas, botellas, etcétera–, reciclando bienes y recursos, diversificando el consumo de productos de mar con sello azul de MSC para prevenir la pesca ilegal o no determinada, apoyar productos y empresas con fines ecológicos, entre otros. Para salvar al planeta, es importante que todos aportemos un granito de arena desde nuestro hogar.






Fuentes:

https://cnnespanol.cnn.com/2016/07/18/un-oceano-de-plastico-esta-acabando-con-la-vida-marina-en-el-pacifico/

https://www.nytimes.com/es/2018/03/27/gran-mancha-basura-pacifico-aumenta/

http://www.biodiversidadla.org/Documentos/Los_oceanos_la_pesca_artesanal_y_el_derecho_a_la_alimentacion_la_resistencia_al_acaparamiento_de_oceanos

19 vistas

©2018 Viva La Pesca 
Derechos reservados. Web design vejart

Síguenos: